Auckland, las Puertas de Nueva Zelanda

Autor invitado: Agustín Segura

¿Vas a pasar unos días en Auckland y querés saber qué hacer y a dónde ir? Te contamos sobre los mejores lugares para disfrutar.

Desde el centro, hacia afuera

Comparando con los estándares latinoamericanos, Auckland es una ciudad extensa y con baja densidad de población. El distrito central y de negocios, “CBD” por sus siglas en inglés, concentra algunos rascacielos y la gran mayoría de los hoteles  de prestigio y establecimientos comerciales para el público de mayor poder adquisitivo. Allí abundan las opciones gastronómicas y las tiendas de souvenirs y también se encuentra la Sky Tower, el edificio emblemático de la ciudad que se puede subir para admirar el paisaje y sentarse en alguna mesa del restaurante.  

Mirando al mar, se puede pasear y almorzar por el recoleto Winyard Quarter que, en esencia, es el equivalente al Puerto Madero de Buenos Aires. Desde allí se pueden abordar los ferrys que conducen a otras islas cercanas a la ciudad, así como disfrutar de un día de sol y brisa en alguno de los restaurantes y cafés.

Más allá del CBD se extienden los barrios residenciales y distritos industriales. En general, no resultan de gran atractivo para el visitante, con algunas pocas excepciones:

  • Bordeando la costa hacia el este se encuentra Mission Bay, con un parque costero amplio. Si te toca un día con poco viento, es ideal para un picnic; sino, hay varios restaurantes sobre la avenida costanera.
  • Ponsonby, es el barrio “hip” con restaurantes y bares de moda.
  • En el barrio de Parnell se encuentra el War Memorial Museum , el museo histórico y cultural más importante en la ciudad. La entrada es arancelada, pero entre noviembre y abril se puede disfrutar de una presentación artística y cultural maorí en vivo – incluyendo, claro está, el célebre Haka
  • Entre los barrios de Epsom y One Tree Hill, se puede pasear por Cornwall Park, un oasis en medio de la ciudad con un promontorio panorámico. Además, en la primavera se puede admirar del florecimiento de los cerezos.

Veraneando en Auckland

Si bien es una gran ciudad, cuenta además con balnearios accesibles al público y en un excelente estado de conservación. A diferencia de muchos otros destinos “playeros” en el mundo, Nueva Zelanda no explota sus balnearios: no hay carpas o sombrillas para alquilar y los establecimientos gastronómicos se encuentran tierra adentro. Los bañistas suelen llevar sus propias lonas o reposeras (es raro ver sombrillas, quizás por el viento) aunque en la mayoría de estas reservas suele haber baños públicos con vestuarios.

Si bien hay algunos parques costeros cercanos al área del CBD, recomiendo las playas de North Shore (literalmente, “Costa Norte”, el nombre que recibe el conurbano del norte); las del barrio de Takapuna son una buena opción por no estar muy alejada del centro y ofrecer opciones comerciales y gastronómicas cercanas. La costa de Devonport mira al casco central de la ciudad y se puede llegar por ferry.

Sin embargo, mis favoritas son las playas de la costa oeste: Piha y Muriwai, a aproximádamente 40 kilómetros al oeste. Son balnearios amplios, adyacentes a bosques y con imponentes cumbres elevándose en el medio de la playa. Si bien existen opciones para llegar en transporte público, es ideal llegar en auto y recomiendo además llevar provisiones y lo esencial para pasar la tarde al aire libre (protector solar y bebidas).

Alejándose de la ciudad

La isla Waiheke es conocida como el retiro recreativo de la ciudad a la que se puede llegar por ferry (que cuenta con bodega para automóviles) y pernoctar con comodidad en algún alojamiento. Se destaca por sus playas apacibles, actividades marinas y sus viñedos, que son centros gastronómicos y de degustación de vinos.

Hacia el norte se extiende la región de Northland, en la que se destacan varios puntos de interés incluyendo los balnearios de Bay of Islands (230 kilómetros) y la localidad de Whangarei (160 kilómetros), cercana a muchos paseos naturales, desde colinas hasta cavernas.

Saliendo de Auckland en dirección sur-este, se puede llegar a la península de Coromandel (100 kilómetros), donde se destaca la caminata “The Pinnacles”. Más hacia el sur se encuentra Mata Mata, la localidad que alberga Hobbitton (160 kilómetros). 

Mi recomendación personal a quien visite este país es no dedicarle a esta ciudad más de dos o tres días y que se aventure a recorrer los espectaculares parques nacionales con paisajes inolvidables, mucho más allá de lo que se alcanza a vislumbrar desde la Sky Tower.

Encontrá las mejores promociones de aéreos a Auckland.

Descargá gratis nuestra nueva app para Android y iOS.
Suscribite a las notificaciones de Chrome y Safari.
Seguinos en Facebook, Twitter e Instagram
Suscribite a nuestro newsletter aquí.

¡Cualquier información para agregar es bienvenida! Si encontraste una muy buena tarifa, por favor dejanos un comentario al pie del sitio.Toda colaboración es bienvenida y agradecida por los lectores del blog.