Subir al Machu Picchu caminando

Autor invitado: Agustín Segura

Machu Picchu es un destino único, pero hay muchas formas de llegar. Te contamos como fue nuestra experiencia de subir al Machu Picchu caminando.

En el verano del 2012 viajé como mochilero junto a mi primo y un amigo por Bolivia y Perú. Recorrimos distintas localidades en ambos países, pero nuestra gran ambición fue llegar al Machu Picchu. Nominado como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1983, es una ciudadela Inca construída en el siglo XV y re-descubierta en 1911. Desde entonces, ha sido un imán de atención tanto arqueológica como turística.

En este artículo, voy a relatar mi experiencia visitando esta maravilla y de paso voy a aportar algunos datos importantes para planear tu viaje.

  1. Destino: Cuzco

Comenzamos nuestra travesía en Santa Cruz de la Sierra, y desde allí seguimos un itinerario este-noreste, visitando Cochabamba, La Paz, el Lago Titicaca y llegamos hasta Cuzco. Sin haber reservado nada, nos acercamos a una agencia de turismo en la Plaza Mayor.

Allí, nos asesoraron sobre la admisión al Machu Picchu reservando en la página web oficial y las opciones para llegar. Con nuestro pequeño presupuesto, optamos por las opciones más económicas, es decir, en alojamientos modestos y los horarios menos convenientes. Los servicios que hay que contratar para la excursión son:

  • los pasajes de tren  Cuzco-Aguascalientes (ida y vuelta),
  • el boleto de ingreso a la ciudadela,
  • la visita guiada (que incluye el ingreso al sitio),
  • la combi hasta la entrada (opcional)
  • el alojamiento en Aguas Calientes y de regreso a Cuzco.

Al atardecer del día siguiente, partimos desde la estación Poroy en el tren PeruRail . La travesía dura tres horas y media y los vagones son cómodos y bien atendidos, incluso en la clase más económica. Llegamos a Aguas Calientes al anochecer y buscamos el hotel. Pese a que era la habitación más económica que encontramos, era bastante cómoda.

  • El ascenso

A la mañana siguiente, nos despertamos muy temprano porque nuestra excursión estaba programada entre las primeras. Imbuídos por el espíritu de aventura, decidimos hacer la subida caminando, en lugar de contratar las combis que salen periódicamente desde el pueblo y toman veinte minutos en llegar hasta la entrada.

La caminata es breve, de poco más de una hora: saliendo del pueblo hay una carretera paralela al río Urubamba, hasta llegar al pie del cerro donde comienza el ascenso por el camino Hiram Bingham. Al cruzar el puente, se dobla a la derecha para comenzar el recorrido a pie, que es en una pendiente vertical muy pronunciada en un entorno silvestre. Este tramo coincide en algunas ocasiones con el codo de la carretera para las combis, así que es importante estar atento al tráfico. Dicho esto, recomiendo evaluar el estado físico propio a la hora de hacer el asenso a pie, llevar agua y calzado idóneo para una excursión de trekking.

Llegamos a la entrada a la ciudadela, una estructura moderna instalada para administrar el flujo de visitantes. Había grupos que se amontonaban en torno banderas de distintos colores que indicaban a qué compañía pertenecía cada uno. Nos acercamos a la bandera que nos habían indicado en nuestra excursión y nos dijeron que habíamos llegado una hora más tarde… pero no hubo inconveniente y nos dejaron sumarnos a la siguiente. La visita guiada dura aproximádamente una hora; el o la guía orientan al grupo y brindan una breve explicación de cada área del Machu Picchu, especialmente en la zona urbana donde se encuentran distintos palacios, templos y otras estructuras, así como las vistas panorámicas. Concluída la visita guíada, nos quedamos descansando y recorriendo un poco más esta maravilla incaica por nuestra cuenta, hasta que nos decidimos a bajar y esperar en un restaurante de Aguas Calientes hasta la hora de nuestro tren de regreso, entre los últimos del día.

El día anterior, en Cuzco, habíamos reservado un alojamiento para la noche de nuestro regreso. Les habíamos indicado expresamente que nuestro tren era uno de los últimos, por lo que llegaríamos bastante tarde y nos habían confirmado que nos mantendrían la reserva. Lamentablemente, al volver cansados luego de una jornada bastante intensa, nuestra habitación estaba tomada. Entonces, comenzó una nueva aventura: salimos en un taxi a recorrer a altas horas de la noche toda la ciudad de Cuzco, buscando y preguntando en hoteles y otros alojamientos por habitaciones para los tres. Preguntamos en siete o más lugares, con expectativas cada vez más bajas sobre el tipo de establecimiento en el que pernoctaríamos. Finalmente, encontramos una habitación con una ventana minúscula al pasillo interior en un hotelucho. Pudimos descansar, ¡pero a la mañana siguiente descubrí que estaba picado por las pulgas!

  • Planeando tu experiencia

Por las características climáticas de la región, las estaciones se dividen entre la húmeda, que va de octubre a abril, y la estación seca, entre mayo y septiembre. Debido a que en la estación húmeda llueve mucho y suele estar nublado, la temporada alta coincide con nuestra temporada de otoño e invierno.

Nosotros viajamos en Enero y, efectivamente, nos tocó un día bastante nublado cuando llegamos a la cima. Recuerdo que los paisajes que vimos distaban mucho de los prístinos e imponentes fotografías promocionales; las nubes bajas estaban a la misma altura de la ciudadela y durante la visita guiada no pudimos ver el Huayna Picchu desde los puntos panorámicos. Por eso mismo nos quedamos y esperamos hasta que se despejó un poco la nubosidad y pudismos disfrutar más del paisaje.

Siendo la mayor atracción turística del Perú y quizás del continente, existe una gran variación de los precios según la temporada.  Hay mucha oferta, también existe muchísima demanda y los precios son bastante elevados; los servicios más accesibles son en los horarios menos convenientes: o muy temprano o muy tarde. Además, hay que tener presente los esfuerzos en la conservación del sitio, por lo que conviene informarse sobre las regulaciones vigentes antes de viajar.

  • ¿Y el Camino del Inca?

Es uno de los senderos de trekking más importantes en el mundo y, muy a mi pesar, aun no tuve ocasión de hacerlo. Entiendo que el gobierno peruano introdujo un límite de 500 personas por día para realizarlo y que puede tomar dos o más días (según el itinerario contratado) para llegar hasta Machu Picchu. Existen varias empresas que ofrecen el servicio de guía para acompañar a los viajeros y se pueden consultar por Internet.

Descargá gratis nuestra nueva app para Android y iOS.
Suscribite a las notificaciones de Chrome y Safari.
Seguinos en Facebook, Twitter, Instagram
Suscribite a nuestro newsletter aquí.

¡Cualquier información para agregar es bienvenida! Si encontraste una muy buena tarifa, por favor dejanos un comentario al pie del sitio.Toda colaboración es bienvenida y agradecida por los lectores del blog.


Comentarios
Ver

  • Hola Matías.
    En Junio haré Valle Sagrado completo!!! y subida al Wayna Picchu. Si te interesa puedo hacerte llegar mi experiencia. Lo organicé sola evaluando y analizando propuestas ofrecidas. No dudes en contactarme que con todo gusto lo haré.
    Si te parece dame un OK en mi mail personal.

  • sale USS 24 ida y vuelta que te lleven desde aguas calientes a la ciudadela Inka es la mejor inversion que pueden hacer, no suban a pie. Es preferible subir a pie una de las dos montañas huaina pichu o machu picchu. En cusco es posible que les de el soroche o mal de las alturas (pueden perder un dia de su itinerario) comprense la soroche pills vale U$S 0.50 c/U. y si o si hacer la excursion del valle sagrado dura todo el dia. y vale unos U$S 10.-

  • Hay que ser joven, lamento no haberlo hecho cuando tuve buena condición física. Jóvenes : no se lo pierdan!