4 destinos que no creerás que pertenecen a Brasil

Autora invitada: Carolina Tesauro

En este artículo, te presento 4 destinos para que conozcas todo el potencial del gigante de América del Sur.

Si pensás que Brasil es sólo el Cristo Redentor y Copacabana, te estás perdiendo de todos los otros maravillosos e increíbles destinos que el mayor país de Sudamérica te puede ofrecer.

Gramado

Debido a la colonia de alemanes que se estableció en este sector de Rio Grande del Sur, esta ciudad brasilera inspira la certeza de estar en el viejo continente. Siendo parte de la famosa Sierra Gaucha, uno de los lugares más visitados es el Parque Knorr donde se encuentra la “Aldea de Papá Noel”.

Gramado es el principal destino de la región para el turismo de invierno y familiar. Todo aquel que lo visite, podrá encontrarse con una exuberante naturaleza como sierras, arroyos y bosques de pinos, como así también lugares acogedores para tomar una taza de chocolate caliente. Separados por tan sólo 8km y al otro lado del Valle del Quilombo, se encuentra la ciudad de Canela, quién también recibe miles de turistas en la época más fría del año.  

Lençóis Maranhenses

Ubicado en el estado de Maranhão, al nordeste del país, se encuentra el Parque Nacional de los Lençóis Maranhenses, que cuenta con 90.000 hectáreas conformadas por dunas y lagunas de tonos turquesa y verde. La magia de este lugar es, sin duda, el increíble paisaje que brindan esas dunas que llegan a tener 70km desde la costa y 50km al interior, y las lagunas aptas para baño que se forman gracias al agua que cae que en período de lluvias. Cuando estas se vacían, los lençóis (sábanas en portugués) quedan totalmente secos, convirtiendo a este parque en un gran desierto. 

Fernando de Noronha

A pesar de estar más cerca de Natal, estas islas son el orgullo del estado de Pernambuco. Con un acceso bastante restringido, en este archipiélago de 21 islas sólo se encuentra población en una y las demás forman parte del Parque Nacional Marino. 

Fernando de Noronha, es un destino al que acceden muchas personas para bucear, ya que es considerado el mejor lugar de todo Brasil para llevar a cabo esta actividad. Sus aguas son tan cristalinas, y está rodeado de un ecosistema privilegiado, que en reiteradas ocasiones se lo ha comparado con el Caribe. 

Gracias a su clima tropical, es posible visitarlo durante cualquier época del año. 

Chapada Diamantina

Es cierto que Bahia tiene uno de los mejores carnavales del mundo e islas donde descansan playas paradisíacas. Pero en el corazón del estado hay algo más, allí late la Chapada Diamantina. Con sus 38.000 km², esta zona de sierras y cascadas se fue convirtiendo en los últimos años en un lugar que atrae a miles de viajeros inspirados por la aventura y la naturaleza bahiana. Para proteger esta región, en el año 1985 se creó el Parque Nacional de la Chapada Diamantina. 

Algunos locales recomiendan visitarla por un mínimo de 7 días y siempre acompañados por un guía, ya que los senderos pueden ser engañosos. Las principales atracciones para visitar son la Cachoeira da Fumaça, el Valle do Capão, el Pozo Encantado y Azul, además de la posibilidad de realizar actividades como el excursionismo. 

Aquí también se encuentra el Pico do Barbado con 2.033 metros y el Pico das Almas con 1.958 metros que son conocidos por ser los más altos del estado. 

¿Qué esperas para conocer estos destinos?

Descargá gratis nuestra nueva app para Android y iOS.
Suscribite a las notificaciones de Chrome y Safari.
Seguinos en Facebook, Twitter e Instagram
Suscribite a nuestro newsletter aquí.

¡Cualquier información para agregar es bienvenida! Si encontraste una muy buena tarifa, por favor dejanos un comentario al pie del sitio.Toda colaboración es bienvenida y agradecida por los lectores del blog.


Comentarios
Ver

  • En Chapada Diamantina, los que recomiendan ir siempre acompañados de un guía, son los guías y todo su mundillo, solo en pos de hacerse necesarios. Hemos hecho más de un recorrido perfectamente claro pero cuya entrada costó encontrar porque, según nos dijeron en los alojamientos, los guías sacan los carteles de las entradas de las picadas a propósito. Ah, y como lugar imperdible, faltó Riberao do Meio, una suerte de tobogán de agua natural, muy piola. Saludos.