13/03/2019 por: Matías - 1 comentarios.

Autor invitado: Agustín Segura

¿Preparando tu Euro-trip? Te compartimos algunas experiencias y algunas recomendaciones para prepararte.

Las distancias en Europa son pequeñas y el vuelo transatlántico es muy costoso. Muchos viajan a este continente con la expectativa de visitar varias ciudades durante sus vacaciones. En este artículo me voy a enfocar en mi experiencia viajando por algunas ciudades en el invierno de 2012-2013, en viajes cortos de 4 o 5 días.

¿Cómo fue mi experiencia en Europa?

En el año 2012 tenía 25 años y fui seleccionado para una pasantía internacional en una empresa start-up en Berlín. Pasé 6 meses viviendo y trabajando en la ciudad, y así pude conocer y enamorarme de la capital alemana. En el artículo “Grandes y pequeñas maravillas en Berlín” comparto con detalle lo más destacado de esta ciudad.

Con este empleo podía juntar un fin de semana con unos días de vacaciones y así aproveché para hacer escapadas de 4 o 5 días en otras ciudades europeas. Así pude conocer Budapest, Estambul, Brujas, Ámsterdam y también pasear por el parque nacional de la Suiza Sajona, una región de valles y bosques cerca de Dresden. Excepto en Ámsterdam, viajé sólo por estas localidades.

Hubo un contraste muy fuerte entre mi experiencia berlinesa con estas otras visitas. Básicamente, en Berlín tuve mucho más tiempo para recorrer distintos lugares, incluso aquellos que no se frecuentan turísticamente. Hice amigos y contaba con mis colegas y la organización de las pasantías para divertirme y ampliar el espectro de mi experiencia más allá de “hacer turismo”. Pero en las ciudades antes mencionadas, no fue tan así…

El tiempo vuela

En la mayoría de los casos, sólo 4 o 5 días, es suficiente y tal vez nos despidamos con ganas de más. Algunos, en realidad, se puede ir menos tiempo. Brujas, por ejemplo, es una ciudad medieval pequeña, ideal para caminar y perderse por las calles. Tiene sus lugares interesantes, algunos museos y cervecerías, la torre en la plaza central, pero en menos de una hora se puede caminar desde un extremo hasta el lado opuesto de la ciudad. Dos días “exprés” o tres días es suficiente. Pero para otras ciudades como Ámsterdam, Budapest y Estambul, sentí que necesitaría meses o años para darme por satisfecho.

Para mis viajes trazaba una lista de unas pocas cosas que quería ver y hacer. Creo que es muy útil investigar y planificar un poco, especialmente para aprovechar si visitamos una parte de la ciudad en la que hay dos o más puntos de interés.  En Internet hay muchos sitios web con reseñas y recomendaciones para cada destino, pero personalmente prefiero páginas que informen sobre detalles técnicos, como opciones de transporte para llegar y los días y horarios de visita; por ejemplo, muchos museos o sitios históricos pueden estar cerrados un domingo o un lunes.

Con esta lista y revisando un mapa, trataba de organizar una agenda de qué quería visitar. Gracias a esto, por ejemplo, pude exprimir el tiempo en Estambul: visité el palacio Topkapi, la Cisterna Basílica, la mezquita Azul y la de Solimán; crucé en ferry al lado asiático y también a la Isla del Príncipe; llegué en tren hasta una fortaleza bizantina, disfruté de un Hamam (baño turco) y me senté a probar Narguile en un café, entre otras visitas en sólo 5 días. Y no, no estuve a las apuradas.

Si bien la planificación ayuda a aprovechar al máximo de los días, es importante no ser tan estricto y dejar tiempo libre para pasear al azar por las calles, recorrer los espacios fuera de lo turístico, como cafés, tiendas y restaurantes.

Otra recomendación: alquilar bicicletas o similares. No sólo nos ayuda a recorrer distancias más rápido, también es muy divertido. Mi día favorito en Budapest fue cuando alquilé un monopatín y recorrí todos los puentes que cruzan el Danubio, así como la Isla Margarita, el castillo de Buda y el Parlamento.

Viajando en modo “low-cost” pero “open-minded”

Mi presupuesto fue más bien modesto en cada ocasión. Para viajar entre ciudades, la mejor opción en términos de costo son los vuelos de aerolíneas como RyanAir y EasyJet que, con suficiente anticipación, se pueden obtener pasajes económicos. Los vuelos son breves y sin comodidades; no incluyen bebidas ni comidas, pero no son necesarias en vuelos de menos de dos horas.

A veces, los horarios pueden no ser convenientes. Cuando viajé a Ámsterdam, el vuelo partía de Schönenfeld a primera hora de la mañana y para tomarlo debimos pernoctar en el aeropuerto, tratando de dormir en unas mesas. Fue muy incómodo y casi no dormimos, pero por lo menos tomamos ese vuelo para visitar mi ciudad favorita en el planeta.

Excepto en Ámsterdam y en la Suiza Sajona, siempre me hospedé en hostales (o “hostels”), compartiendo habitación con otros viajeros. Para viajar sólo o con amigos/as es la opción más conveniente por la relación precio-calidad, porque se puede cocinar las propias comidas (punto clave para el presupuesto) y también porque se puede conocer otros viajeros/as. Sobre esto último, recomiendo no hacerse expectativas. Dependerá de la personalidad de cada uno y, sobre todo, de los otros que se encuentren allí; pero encontrar alguien con quien continuar tu viaje es más la excepción que la regla.En ninguna de mis breves visitas en ciudades europeas conocí gente en un hostel, por fuera de alguna conversación casual. Sin embargo, un sábado a la noche en Budapest decidí salir sólo a Szimpla, uno de los bares más hip y amigables para los extranjeros. Allí, por casualidad, conocí dos chicas húngaras con las que me senté a compartir un palinka, una bebida típica del país. Más tarde me invitaron a una fiesta con unos colegas y amigos de ellas. Moraleja: conocer gente viajando para divertirse es improbable, pero manteniendo la mente abierta, pueden suceder grandes cosas inesperadas.

Opciones para recibir ofertas:

Descargá gratis nuestra nueva app para Android y iOS.
Suscribite a nuestro newsletter aquí.
Seguinos en Facebook,Twitter e Instagram
Suscribite a las notificaciones de Chrome y Safari.

¡Cualquier información para agregar es bienvenida!

Si encontraste una muy buena tarifa, por favor dejanos un comentario al pie del sitio. Toda colaboración es bienvenida y agradecida por los lectores del blog.

1 comentario

  1. Felicitas

    La mejor opción por lejos para viajar dentro de Europa es hacerlo en busca, por ejemplo usando los servicios de Flixbus. Está empresa ofrece viajes cómodos, económicos, servicio limpio y puntual sin restricciones de equipaje. Y lo mejor parten de puntos muy accesibles dentro de la ciudad sin necesidad de estar varias horas antes de la partida

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *