Cómo planificar un viaje según tus intereses

Hoy en día, gracias al avance de las tecnologías viajar es cada vez más accesible. Por esa razón, nuestras motivaciones para salir a explorar están cambiando. Ya no nos alcanza con viajar solamente para ver paisajes o recorrer museos. No nos alcanza con tener nuestra selfie en un lugar icónico. Queremos que nuestro viaje signifique algo. Queremos que nuestro viaje responda a preguntas internas.

Una forma de encontrar esas respuestas es planificar viajes temáticos o recorridos subjetivos que se adapten a nuestros intereses personales. ¿Por qué seguir a rajatabla listas ajenas de imperdibles que poco tienen que ver con nosotros? Una vez que ya tenemos un destino definido, antes de reservar hospedaje o transporte, necesitamos preguntarnos qué esperamos del lugar. ¿Qué quiero aprender o experimentar? En esta etapa de reflexión, no hay que censurarse nada, cualquier idea vale, aunque parezca imposible o demasiado normal. Nos sentamos, entonces, a armar una lista de las cosas que queremos y no las que debemos hacer, sin pensar demasiado. Aquí permitimos volar nuestra imaginación, puede ser que nos interesen cosas variadas, como las casas antiguas, los cementerios, las cafeterías pequeñas, la fotografía analógica, los puestos de comida callejeros, las flores, el fútbol, las plazas, etc. Con esa lista específica en mano, nos ponemos a investigar qué podemos encontrar en el lugar al que vamos a viajar y, en función de eso, planeamos un recorrido en torno a esos intereses, como si fuese una búsqueda del tesoro.

Después no importa si no llegamos a hacer todo lo que nos habíamos propuesto. La lista sirve a modo de guía, para no perder el eje de lo que nos motiva en ese viaje. Lo único imperdible tiene que ser lo que a nosotros nos motiva. No importa si caminamos horas para encontrar una estampilla de 1920, siempre que sea valioso para nosotros. Siguiendo esta línea, tenemos muchas opciones disponibles, que nos permiten transformar una escapada común en un momento especial con valor agregado para nosotros. A continuación, les comparto unos viajes temáticos posibles, aunque como pueden ver, la imaginación y la creatividad pueden disparar miles de ideas diferentes.

Viaje gastronómico: Las más conocidas son las rutas del vino o del queso, pero podemos armar nuestras propias rutas según nuestros gustos. Puede ser un viaje buscando comida vegetariana o la mejor carne, o un contraste entre comidas callejeras y gourmet. Incluso podemos animarnos a cocinar con los ingredientes locales o tomar clases de cocina y hacer grandes descubrimientos o fusiones.

Viaje cinéfilo: Buscar donde filmaron las escenas de nuestra película favorita puede ser el broche de oro ideal para un viaje. Cuando fui a París, recorrí el barrio de Montmartre para seguir los pasos de Amélie Poulain. Visité la verdulería, el café, la estación de metro y el parque. Desde Belfast, tomé un tour para visitar muchas locaciones de filmación de Game of Thrones. Nada más lindo que caminar sintiéndonos parte de una película.

Viaje de aventura: Podemos buscar alguna actividad deportiva que le dé emoción extra a nuestro viaje o enmarcar todo nuestro viaje en un recorrido de aventura. Hace unos años me propuse cruzar la Cordillera de los Andes en bicicleta: entrené durante un año, me compré el equipo, viajé en avión a la Patagonia y comencé a pedalear hasta llegar al Océano Pacífico. Con esa pasión en mente, cuando fui a Iguazú hace poco tiempo, me anoté directamente en un tour de mountain bike por selva misionera. No tenía sentido para mí visitar las ruinas jesuíticas aunque fuera un “imperdible” del lugar.

Viaje fotográfico: Acá podemos pensar en trascender el típico recorrido fotográfico. Podemos fotografiar lugares icónicos desde otro punto de vista. O salir a “cazar” eso que siempre nos gusta retratar pero en otro sitio: árboles torcidos, construcciones abandonadas, balcones, iglesias o rostros. Luego podemos trazar un hilo conductor entre todas nuestras postales y darlas a conocer. Cada uno tiene una visión propia de la realidad, y eso es precisamente lo que enriquece el mundo.

Viaje literario: Ir a la ciudad natal de un autor en particular o seguir las rutas de sus obras. En Edimburgo, se puede visitar el café en el que se sentaba a escribir J. K. Rowling y el cementerio de donde tomó varios nombres para sus personajes. En el Caribe colombiano, desde Cartagena hasta Aracataca, se pueden seguir las rutas de muchas obras de García Márquez. En Buenos Aires hay circuitos que van tras los pasos de Cortázar y Borges.

Viaje musical: Seguir la gira de tu banda o visitar su pueblo natal son grandes ejes temáticos para un viaje musical. También se puede recorrer una ciudad capturando letras de canciones. Liverpool es un gran ejemplo para los fanáticos de los Beatles, pero hay opciones infinitas que valen la pena investigar. Los amantes de lo bohemio pueden esbozar un recorrido siguiendo a músicos callejeros de diferentes ciudades. El arte en todas sus variantes nos enseña mucho sobre un país o una cultura.Viaje religioso: La religión ha tenido un rol fundamental en la historia mundial. Ya sea si son creyentes o no, un viaje religioso está lleno de riqueza arquitectónica y legado cultural. Puede ser siguiendo una de las famosas rutas de peregrinación, como el Camino de Santiago o armando rutas que unan templos, monasterios, catedrales, etc.

Estas son solo algunas ideas para crear momentos especiales cuando viajamos, pero también cuando damos una vuelta por nuestro barrio. Nuestro entorno está repleto de cosas interesantes que pasamos por alto día a día. Cuando nos conectamos más con nuestros intereses personales y no con lo que hacen todos, nos sentimos más libres. Y esa nueva libertad, acompañada de nuevos ojos atentos, nos hace sentir de viaje estemos donde estemos.

Autora invitada: Desandar



Descargá gratis nuestra nueva app para Android y iOS.
Suscribite a las notificaciones de Chrome y Safari.
Seguinos en Facebook, Twitter, Instagram
Suscribite a nuestro newsletter aquí.

¡Cualquier información para agregar es bienvenida! Si encontraste una muy buena tarifa, por favor dejanos un comentario al pie del sitio.Toda colaboración es bienvenida y agradecida por los lectores del blog.


Comentarios
Ver

  • Buenas! Excelente nota, muy útil para clarificar viajes. A veces uno no tiene claro que ver, o quiere abarcar todo, y esto puede ayudar. Gracias!

  • Buenísimo el art, me encantó, ideal para aquellos que a veces no comprenden que algunos no queremos limitarnos a una playa y reposera,- que no está mal-, sólo que cada uno debe buscar su pasión en cada viaje. Saludos ! y gracias.????

  • Muy bueno el artículo!! Hay tantos viajes como viajeros y cada uno tiene que seguir sus pasiones!! Agregaría los viajes a las raíces, tan emotivos, en busca de la historia personal y de aquellos lugares donde nacieron y vivieron nuestros antecesores. Personalmente lo hice y es algo que atesoro de forma muy especial.

  • Me encantó el artículo!! Me ayuda a cambiar mi forma de viajar, me enseña a mirar de otro modo cada lugar donde vaya y a disfrutarlo el doble. Gracias.
    Espero ansiosa más publicaciones

  • Hola? Nos encantaría viajar con mi esposa el año que viene a Holanda (su país de origen) aprovechando además algún multidestino ej. Estambul.